Skip to content

Despedida sin cartel

29 abril 2017

13669721_10153795869788947_8790295485400775788_n

A veces creo que los humanos deberíamos poder ser como los caracoles, andar con la casa al hombro, no tener que pensar en trasteos, poder ir así por el mundo, vulnerables y abiertos, pero a la vez con la protección que brinda a veces tener un techo. Sí, el techo como refugio, como hogar, no como conjunto de cosas materiales.

Es gracioso, porque justo en medio de estas preguntas, de mudarse, de irse, surge el proyecto de una persona muy especial -y otras que seguramente también son muy especiales- y preguntan ¿qué es la casa? quizás en un sentido más extenso que al que me refiero yo en este instante. Leer más…

Esos locos bajitos…

27 abril 2017

Cada vez veo más gente a la que se le llena la boca diciendo que “de los niños sin límites, vienen los Trump de hoy” y pretenden que con ello atacan una crianza respetuosa (que debería llamarse crianza a secas, porque la crianza no debería ser algo concebido como algo sin respeto, pero qué cosas). Yo a ratos me hago la de la oreja mocha, no creo que el señor Trump haya tenido una crianza respetuosa.

Gente que en su falta de empatía con la niñez refleja sus propias carencias, gente que pretende justificar la chancla como norma teniendo medios diferentes. Leer más…

Me time, y adios al puerperio

24 abril 2017

Gracias a Pandora supe que el postparto no se limitaba a los 40 días posteriores al parto. Recuerdo mucho su post “Adios al puerperio” (que hoy no existe, pero motiva parte del título de este escrito) en el que permitía vislumbrar que ese mar de hormonas extrañas que estaba navegando eran parte de un proceso completamente normal. Leer más…

Dignidad y amor

14 abril 2017

Existe una delgada línea entre el orgullo y la dignidad, entre ser orgulloso, entiéndase esto como ceder a una trampa del ego, ser intransigente… Y el no traspasar límites que afectan su integridad y respeto como persona, no solo física sino y sobre todo moralmente.

Para Concepción Arenal, la dignidad es “el respeto que una persona tiene de sí misma, y quien la tiene no puede hacer nada que lo vuelva despreciable a sus ojos”, y creo que la palabra principal detrás de todo es esa: respeto. Leer más…

Deja nuestras tetas en paz, Virginia

8 abril 2017

17820911_10158581573710249_1780253716_n

Quisiera escribir con razones un poco más afortunadas, pero es que el nivel  colombiano no da para más, lamentablemente.

Tristemente muchas mujeres buscan su propia liberación en atacar a las demás mujeres, sin cuestionar siquiera la forma en que el patriarcado influye en sus opiniones y sentires. Piedras en el mismo tejado.

No puede ser que para yo decidir no tener hijos, tenga que atacar a las mujeres que los tienen, no tiene sentido que para yo decidir y reivindicar mi derecho a trabajar una jornada laboral (y ni hablemos de conciliación, que ya hemos dicho bastante) tenga que hacerlo pasando por encima de aquellas mujeres que de manera consciente e informada deciden quedarse en casa con sus hijos pequeños. Si hablamos de feminismo, hoy, revisando mi propio ideal de feminismo, diría que la principal característica de este es permitir que las personas, mujeres, hombres, trans y demás, puedan elegir su estilo de vida sin que sean violentados por ello (y sin violar las libertades del otro, por supuesto). Para ello hay que abolir montones de prejuicios, desde el hecho de que los hombres sean condenados a no expresar sus emociones, hasta el hecho de que una mujer no pueda ejercer su maternidad con amor porque según algunos “está malcriando”, el hecho de no poder amar a alguien del mismo sexo, o el hecho de no poder decidir tener o no tener hijos. Leer más…

INNEN

8 abril 2017

Innen…

Ver que los mismos asuntos se repiten generación tras generación y no hacer nada para cambiarlo.

Sembrar malas semillas, que producirán malos frutos para nosotros o para nuestros hijos.

Cada cual elige si cortar ciertos hilos con esfuerzo y dedicación sincera, o mantenerlos.

Tenrikyo Medellín

El uso de nuestro corazón produce resultados en diversas formas en nuestra vida, ya sea presente o futura. La relación entre el uso de nuestros corazones y sus manifestaciones se refiere como “causalidad”.

Especialmente aquellas personas que usan el corazón y el cuerpo por el bien de los demás y la sociedad, se les presentan situaciones más y más graves que son necesarias para el regreso a su estado verdadero y original. Todas las personas, tienen la capacidad de volver a su estado original y vivir ese estado de alegria y felicidad en esta vida presente. Todos nosotros estamos predestinados para vivir una vida plena de alegria y felicidad, Yokigurashi.

Sin embargo, utilizamos el corazón en todo tipo de maneras, lo que resulta en la siembra de diversos tipos de semillas de causalidad, por así decirlo. Las buenas semillas produciran buenos frutos, y las malas semillas produciran malos frutos.

Sobra…

Ver la entrada original 301 palabras más

Una flor

4 abril 2017

Pero decidme, hermanos míos, ¿qué es capaz de hacer el niño que ni siquiera el león ha podido hacer? ¿Por qué el león rapaz tiene que convertirse todavía en niño? Inocencia es el niño, y olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir sí. Sí, hermanos míos, para el juego del crear se precisa un santo decir sí: el espíritu quiere ahora su voluntad, el retirado del mundo conquista ahora su mundo.

Tres transformaciones del espíritu os he mencionado: cómo el espíritu se convirtió en camello, y el camello en león, y el león, por fin, en niño.
Y entonces residía en la ciudad que es llamada: La Vaca Multicolor.

-Así habló Zaratustra.

A ella le gustan las flores. A los adultos les gusta correr con el ceño fruncido. Leer más…