Skip to content

La mentira (2)

20 agosto 2013

“¿Quién de vosotros puede a la vez reír y estar elevado? Quien asciende a las montañas más altas se ríe de todas las tragedias, de las del teatro y de las de la vida”

Friedrich Nietzsche – Así habló Zaratustra.

Enfrentarse a una mentira es recordar, es evocar un millón de momentos, de situaciones, de contrastarlas, y, cuando se tiene suerte, compararlas.

Confiar en las personas no es el problema, el problema es que las personas defrauden la confianza. El mundo no necesita más gente que desconfíe, el mundo necesita más gente que no mienta.

Claro, es absurdo decir que uno siempre ha sido sincero en su vida, que uno es un ser perfecto, que nunca se ha equivocado, pero hay una diferencia sustancial entre los mentirosos compulsivos y las demás personas, y es que los mentirosos compulsivos a pesar de saber que uno sabe que mienten, intentan mantenerse en su mentira.

Y puede ser un deja-vu en la vida, la diferencia está en cómo se asumen y tratan las situaciones, el logro está en aprender y no sentir dolor, sino reírse, es mejor andar liviano, sin rencores, y sonreír, de las “tragedias” (o, más bien, sarcasmos) del teatro… Y de la vida.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: