Skip to content

Las matrisolteras

15 febrero 2017

Hoy, que todo el mundo tiene un apodo para las madres: que madre oso, que madre helicóptero, que madre caneca… Veo que poco se habla de la matrisoltería, nombre inventado quizás para seguir el juego.

¿Qué es la matrisoltería? Es ese estado en el que entra una mujer que es madre, que ha decidido vivir con su pareja, pero su pareja pasa por fuera del hogar un buen porcentaje del año. No tenés el apoyo que significa tener una pareja todo el tiempo, pero tampoco tenés el apoyo social que puede llegar a tener la soltería (que no siempre lo tiene, ni los esposos, compañeros o como se les quiera llamar, siempre representan un apoyo, pero ese es otro tema).

Una matrisoltera es una mujer, sí, mujer, que corre serio peligro de olvidarse de que lo es -aparte de ser madre-: ¿cuándo tuvo por última vez tiempo para si misma sin pensar en que en cualquier momento se aparecerían unas manitas pequeñas buscando abrigo? ¿cuándo fue la última vez que tuvo una noche de salir sola sin pensar en la hora de llegada? Fuese a ver cine, a teatro, o a tomarse una cerveza en el parque con algún amigo -cosa que por el absurdo nuevo código de policía de Colombia ya no es posible, por cierto-.

Muchas madres dicen que lo que pasa es que uno a la maternidad ya debe llegar bebido y bailado… ¿Si será así? ¿no será que con un poco más de tribu se puede compaginar al menos un poco? (que con un poco somos felices, pues después de un rato ya extrañamos desesperadamente las crías y queremos estar a su lado).

Una matrisoltera es esa mujer que te dice que vive con su pareja pero siempre la ves sola con su (o sus) hijo(s). Aunque es difícil diferenciar, pues en general una gran crisis de la maternidad actual -al menos en lo que se conoce académicamente como occidente- es la soledad.

Una matrisoltera ve pasar los meses sin tener sexo, o siquiera un encuentro apasionado, en parte porque el agotamiento y las hormonas han bajado su libido a la mesósfera. Cuando no es que el día que puede, que por fin puede, llega una visitante roja a arruinar el momento, o tu pareja ha caído como una roca luego de semanas sin dormir bien por el trabajo y los viajes.

La matrisoltera pasa el tiempo tratando de iluminar sus sombras, de entender qué pasa, por qué esa rabia, o esa tristeza, todo eso tan profundo que desata un hijo, y a la vez debe pensar en la videollamada a larga distancia mientras se toma un chocolate ya frío y los hijos se entretienen un rato con el trencito.

La matrisoltera además de lidiar con la maternidad en buena parte en soledad, también debe manejar las relaciones de familia, no solo con su familia, sino con toda la familia extensa. Y a la vez escuchar ese murmullo social de “escucha a tu pareja, pasa tiempo a solas con él o la relación se acabará”.

De Laura Gutman entendí que muchos de nuestros reclamos en la vida en pareja y en la maternidad son necesidades insatisfechas de la niñez, necesidades que desplazamos, que renombramos y a fin de cuentas es nuestro niño interior necesitado de amor quien sale a flote en muchas de nuestras rabietas -y sí que tenemos rabietas los adultos-, así que sí, una matrisoltera también debe lidiar con ello y aún más porque no hay condición que nos enfrente más con esas sombras que la maternidad, y el rol del padre debería ser, en consecuencia, un soporte para la madre, para la familia (ya dirán las feministas sin hijos que esto es machista, pero no)… ¿Pero cómo ser un soporte cuando ese niño también está lleno de necesidades insatisfechas? Generalmente, quien se lleva los platos rotos en ese “tire y afloje” es el niño, la nueva generación.

Y es que una madre soltera se sabe soltera, pero una matrisoltera se cree acompañada, sus amigos consideran que está acompañada, sus familiares a veces también… Y no lo está.

La mujeres, muy en especial las madres necesitamos unirnos, ayudar a la madre soltera a lidiar con su soltería-maternidad-yo, ayudar a la madre casada a lidiar con su matrimonio-maternidad-yo, y ayudar a las matrisolteras a lidiar con todas las anteriores… Nadie lo va a hacer por nosotras. Hombre, si tú lees esto: tú también puedes ser solidario.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: