Skip to content

“Porque toda mujer debería ser madre”

5 julio 2016

Esa frase la escucho desde hace muchos años, es una idea recurrente de muchas mujeres en especial madres manifestar que todas las mujeres deberíamos tener uno o más hijos, que es una experiencia de vida única que ninguna mujer debería perderse.

Yo siempre he discrepado con esta idea, tanto antes que no quería traer hijos al mundo como ahora que soy madre. Siento que reduce la mujer a su genitalidad y a su capacidad de concebir como si no pudiésemos aportar ninguna otra cosa al mundo, me parece que es tan duro con una persona que no quiere tener hijos como con aquellas que queriendo tener hijos no han logrado tenerlos.

Hace falta recordarnos que las personas podemos dar tantísimo de nosotras al mundo. Eso en ningún momento niega que la maternidad sea una experiencia única, igual la vida está llena de experiencias únicas -a pesar de nosotros, diría yo-.

Pienso que parte de lo que nos tiene en tanta guerra es el no ponernos en los zapatos del otro, yo doy gracias a la vida que me ha permitido estar en tantas y tan diversas facetas de mi misma, como estudiante universitaria, como trabajadora, como madre 100% en casa, como madre trabajadora en oficina, como madre teletrabajadora (ninguna de las tres es fácil, aunque para mí la más exigente es la casa), he viajado dando talleres, he participado en competencias deportivas, he ido a zonas hermosas de mi país, he ido a zonas también hermosas pero en las que se evidencia la brecha de inequidad tan grande… Debo admitirlo hoy, la etapa más dura de mi vida SÍ es esta, como madre, porque me ha exigido de mi misma el darlo todo, porque no quiero guardarme nada, porque quiero dar todo el amor que puedo dar, porque aún con el malestar de estar todos en casa enfermos saco fuerzas de un lugar desconocido para levantarme a las 2am a amamantar a mi hija que llora por el malestar de gripa (y ahí si toca levantarse, porque amamantar acostado y con gripa no funciona).

Si una persona me preguntara hoy si tener o no hijos creo que no sabría qué responderle, yo no me arrepiento de mi decisión, después de esa ecografía en que escuché por primera vez su corazón con casi cuatro meses sabía que aún podía “hacer algo” (y en lo personal no tengo ningún dilema ético al respecto), pero junto a mi pareja decidimos ser padres, posteriormente dimos la noticia y ese día realmente nos cambió la vida.

Pero fue nuestra decisión, en un momento especial de nuestras vidas, quizás único.

Tal vez si hoy me preguntaran sobre tener hijos devolvería la pregunta: ¿estarías dispuesto a dar todo de vos, aún cuando vos estás caído de la enfermedad y tenés que sacar fuerzas de donde no las hay para levantarte y darle amor y cuidado a otro ser (que por la misma enfermedad esta aún más demandante)?

He escuchado de carnívoros acérrimos decir que tener hijos nos acabará el mundo más rápido, lo que es muy chistoso, pues yo eso se lo creo a una persona con un estilo de vida más consciente y consecuente con el cuidado ambiental, pero no a alguien que no puede comer si el plato no tiene cadáver. Y eso que lapaternidad también es una experiencia donde uno puede aprender a ser aún más consciente, tanto del mundo que quiere dejar como de lo que consume y el impacto en su salud, la de su familia y la justicia social y ambiental.

Hoy yo puedo decir que mi alimentación ha mejorado (y he encontrado en la cocina un laboratorio muy divertido para compartir en familia siempre que sea posible), incluso que voy en camino de superar mi adicción a los snacks no saludables que se hacen con aceite de palma (muy asociado acá con elparamilitarismo). A propósito del aceite de palma, una vez ví un jabón artesanal que se vendía como ecológico y hecho con ese aceite… Sí, ajá.

Pero volviendo a la maternidad, así como no me gusta esa visión de que toda mujer debe sentir eso que es ser madre, tampoco comparto esa presión especialmente de muchas feministas “mainstream” a invisibilizarnos como madres, a que tenemos que tener hijos pero también ser empresarias exitosas o académicas con miles de papers o sino no somos nada, de algún modo entra en el mundo de lacompetitividad capitalista y le hace el juego. Quizás por eso muchas mujeres terminamos sin querer lastimando a quien nos dice “es que ya lo tienes que meter a la guardería”, “es que ya tiene que dejar el pañal”, ” es que ya está muy apegado a tí”, “es que te estás relegando en casa”, pues también defendemos nuestro derecho a decidir lo mejor para nosotros y por ahora también lo mejor para nuestros hijos.

Quizás esa última sea la más hiriente, pues pensar que al estar en casa nos estamos relegando es de algúnmodo negar la importancia de lo que estamos viviendo como mujeres y como madres, de que todo lo que hacemos no solo ayuda a nuestras familias y nuestra autonomía sino que también ayuda a transformar el mundo. Gran parte del tiempo que paso en casa lo paso con mi hija, pero también haciendo cosas, saliendo al parque con ella, experimentando en la cocina, haciendo un limpiador más ecológico, intercambiando saberes con personas que no necesariamente viven en mi país, como decía una amiga y es una diferencia clave, no dejamos en pausa nuestras carreras para quedarnos viendo “la rosa de guadalupe”.

frase-para-que-la-mujer-llegue-a-su-verdadera-emancipacion-debe-dejar-de-lado-las-ridiculas-nociones-de-emma-goldman-113799

 

Si no has definido tu carácter antes de ser madre, pues esta es la oportunidad, porque aquí miles de personas van a querer decidir sobre tu vida y la de tus hijos, las críticas son el pan de cada día (aún de quienes menos lo esperas), y si no cuentas con una “tribu” cerca, ser madre es algo TAAAAN solitario, tan infravalorado, tan lastimado, maltratado, vulnerado, que sí o sí tienes que ser fuerte para seguir adelante, además, ya no solo es por vos.

Y claro, nuestros hijos son maestros bellísimos, nos enseñan a ser fuertes, a aprender, a insistir, a perseverar, a sonreír, a ver colores, a no temer, a amar sin rencores, entre otras cosas. Nuestro amor hacia ellos es único, pero por favor, no tengas hijos si tu idea es maternidad es que “son un bonito accesorio para decorar la casa” (suena increíble pero lo he percibido), por seguir la moda o la corriente, o porque “si aquella pudo, ¿por qué yo no?”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: