Skip to content

De niños, niñas y otros… (2)

26 febrero 2016

Desde que quedé en embarazo y a los tres meses de embarazo vimos por primera vez a Emma pensé mucho en un post que había publicado hace mucho sobre el tema. Bueno, pensé en muchas cosas que había pensado y dicho sobre el tema de la maternidad y la sobrepoblación, pero quizás sea ese post la declaración más vehemente al respecto.

He pensado y repensado por partes lo escrito, también de la manera más integral posible, y he reconsiderado ciertas cosas:

  1. En efecto la sobrepoblación humana está acabando con el planeta, pero más que la sobrepoblación son nuestros patrones de consumo.
  2. Sigo pensando que todo niño que nazca debería ser deseado y fruto del amor, en ese orden de ideas sigo pensando que debería brindarse a cada persona, hombre o mujer, la mayor cantidad posible de información para que con ello pueda decidir responsablemente sobre su vida y en específico sobre su deseo de tener o no hijos.
  3. También debería ser posible que una mujer que por cualquier razón queda en embarazo y no desea tener ese hijo, o criarlo, pueda decidir de manera oportuna si desea dar a luz y ponerlo en adopción o si desea abortar. Para ello es fundamental la detección temprana del embarazo, actuar con prontitud y verificar, mientras más temprano ocurre debe enfrentarse a menor cantidad de dilemas éticos: no es lo mismo abortar una mórula que un embrión con sistema nervioso y órganos en formación. También está la técnica de la extracción menstrual que es la que menos dilemas éticos supone. Hay que entender que la mujer en cuestión no es una incubadora, que es una decisión que cambia el resto de su vida y se debería partir de la suposición de que el aborto en sí no se realiza porque sea un acto placentero abortar, es una decisión que implica riesgos, y que debería ser la última opción, cuando la anticoncepción ha fallado, la extracción menstrual se ha llevado a cabo y se encuentra aún en estado de embarazo no deseado.
  4. Claro está, esa debe ser una decisión personal, responsable y sin presiones ni a favor ni en contra, con información.
  5. Es importante reiterar, ANTE TODO, la importancia de las campañas educativas para evitar embarazos no deseados. Es muy pero muy lamentable la decisión reciente en Colombia de retirar la cátedra de educación sexual en la escuela, más cuando los niños son cada vez más precoces en conocer estos temas y sin la guía adecuada no solo pueden aumentar los embarazos no deseados, sino, peor aún, los embarazos adolescentes que siempre son de alto riesgo. No está de más añadir que hay amplia evidencia científica de la necesidad de tratar estos temas.
  6. Sigo pensando que para nosotros, en nuestro contexto, sí es una decisión ambientalmente responsable no tener hijos, o tener uno a lo sumo. Ahora, debería ser eso, una decisión y no una imposición.
  7. A pesar de todo lo anterior, sí hay algo que he reconsiderado, y es que una cosa es entender la natalidad en este contexto y otra cosa en contextos totalmente diferentes, como por ejemplo el de las comunidades indígenas o campesinas. Y lo mismo aplica para el consumo: no es lo mismo hablar del impacto ambiental de un individuo, desde su crianza a la adultez en una comunidad como la de los Kogis (no usan pañales desechables, cochesito, no tienen cambio de ropa cada tres meses o menos, miles de juguetes plásticos, teteros, leche artificial…), por ejemplo, que un niño criado bajo paradigmas consumistas en el norte de Bogotá (que no todos son criados bajo estos paradigmas también es cierto).
  8. En mi propia experiencia maternal he conocido formas de escaparse a esos paradigmas consumistas, como es el trueque (de ropa y objetos para bebés, por ejemplo), el uso de artículos reutilizables (desde pañales de tela -aunque no tengo los suficientes para erradicar los desechables, y se aceptan donaciones-, protectores de lactancia, etc.), la lactancia materna a demanda (se logra escapar uno del imperio de los teteros, leches costosas que intentan sustituir la materna, los esterilizadores, etc), el DIY (el cargador de Emma lo hicimos en casa, por ejemplo) el no consumo de juguetes inútiles y que poco sirven al desarrollo del niño (con Emma, al menos los padres le conseguimos material didáctico, artístico y de lectura, y lo que no sirve se vende o se regala).
  9. Otra vez estamos en fenómeno del niño y sin prevención, y aquí hay que resaltar la actitud cínica del gobierno, de hacer racionamientos y pedir ahorro de agua a los ciudadanos, mientras es laxo con el derroche de agua de las multinacionales.

Actualización, 3 de marzo de 2016.

El día de ayer tuve un intercambio de ideas gracias al post de un amigo en Facebook que decía en un meme: ¿Por qué carajos sigues trayendo hijos al mundo? ¡si no tienes dinero!

Anda muy de moda una página -entre otras- que promueve el no tener hijos, y que a mi parecer es bastante violenta, pues si bien intenta reivindicar la presión que hay sobre las personas que entre los 20 y 40 años no han tenido hijos porque no quieren, termina cayendo en el insulto a las personas que decidieron tenerlos.

Cuando hablo de no presionar también lo digo por esto, la paternidad o maternidad debería ser una decisión libre y sin presiones, ni para tener hijos ni para no tenerlos, y en ambos casos debería apoyarse, habiendo brindado previamente toda la información posible para permitir una decisión.

El problema es justamente ese, en nuestro contexto muchas parejas terminan viendo la paternidad como una esclavitud porque no fue lo que decidieron en sus vidas, porque la política en salud, educación y los mismos medios de comunicación también juegan un papel determinante, y aquí, hilando también con este post, cabe mencionar que nuestros patrones de consumo también son influenciados por el sistema económico en el que estamos inmersos, y en ese sistema económico no es conveniente que la mano de obra esté educada ni tenga cierta autonomía, por eso se educa a la gente para que entienda la paternidad como una carga inmensa pero bonita, entonces así los padres una vez inmersos en esa carga, terminan aceptando todo tipo de vejámenes porque entienden que así es como debe ser.

Y por todo tipo de vejámenes hablo del no pago de licencias de maternidad, el despido laboral injustificado y supuestamente justificado por el embarazo, aceptar contratos con sueldos miserables que burlan toda la legislación laboral, el acoso laboral, la inequidad en el sistema educativo de los hijos, entre muchas otras cosas. Aquí el llamado es no pretender que en este sistema se promuevan de manera altruista sus derechos -que no va a pasar- sino a exigirlos, a trabajar porque se hagan realidad, a informar al otro, porque para gozar de una parternidad, sí, gozar de ella, no hay que ser millonario, pero sí hay que estar informado.

Estar informado también es entender que la pobreza y la desigualdad no ocurren porque los pobres se reproduzcan mucho (quienes leen este blog desde años atrás sabrán que así mismo pensaba yo), y que de hecho esa es el efecto y no la causa, la causa, nuevamente, es un sistema diseñado para perpetuar la inequidad y la competencia, garantizando así que unos pocos mantengan la mayoría de los recursos e información, mientras los demás carecen de ellos, y esa brecha aumenta día a día. Los pocos que por alguna razón logran escaparse a esa dinámica de inequidad, en lugar de obrar contra quienes siguen en ella, deberían obrar para que las cosas cambien.

Update:

Por aquí analizan mucho mejor el tema de crecimiento poblacional y medio ambiente.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 3 marzo 2016 5:40 pm

    Hace un tiempo lo vengo pensando: que sí solo los tontos (o poco reflexivos, o descuidados) traían hijos al mundo, el acervo genético de la población iba a empeorar (intelectualmente digo). Se reproducirían los peores genes y costumbres. Los niños aportan felicidad y aprendizajes, y valen para hacer un mundo mejor si son educados correctamente. Dejarle mejores hijos a este pobre mundo maltratado, esa es la tarea

Trackbacks

  1. Mi ideal de feminismo | $UJETATE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: