Skip to content

Leer (y correr).

23 noviembre 2013

Leer es un placer, es algo que saben muchos, aunque en nuestro país esos muchos no sean tantos.

Siempre que tengo la oportunidad de leer lo disfruto, leer para mí es casi que un ritual, desde la elección del libro, que puede provenir de una búsqueda y elección entre muchos en una biblioteca, o entre mi colección personal de libros digitales, todos tan provocativos.

Porque sí, a pesar de que pierde un poco el encanto del olor del papel, su textura, y demás, el tener libros digitales puede ser más ecológico, y más fácil de portar, en muchos casos.

A veces no entiendo a las personas que preguntan desesperadamente por alguien que les preste o recomiende libros… ¡Es la muerte del ritual! pienso yo, no es lo mismo leer un libro que tú escogiste entre millones, que leer el libro que otro te dijo que leyeras porque le gustó. Es quitarle a millones de libros la posibilidad de que te seduzcan desde su título, su prólogo -si lo hay- y otros pequeños detalles también aparentemente sencillos.

Claro está, yo también he leído libros recomendados… Pero cada libro, cada autor, he notado que tiene su tiempo… Muchas veces revisando papeles de años atrás me encuentro con citas a autores maravillosos que acabo de leer, pienso que pude haberlo leído en ese momento, luego me devuelvo a ese instante y noto que ese no era el momento.

No diré que me leo mil libros al año, porque ni siquiera los cuento, ni llevo un inventario, es más, si a eso sumamos lo anteriormente mencionado, podría decir que para mí leer es la actividad más anticientífica que hay, y que ese ritual nada tiene que ver con el método científico.

No sé a ustedes, a ese alguien que lea esto, si siente el mismo dolor cuando ve la literatura como material acompañante de la sección de farándula del noticiero, porque ni siquiera es literatura en muchos casos, y porque leer es una actividad que merece un lugar mejor que la sección de farándula, por supuesto.

Y en medio de tanto correr, ya sea porque muchas veces debo correr en mi vida, y otras lo hago por gusto o por costumbre, he decidido sacar una pausa diferente para el ritual… Algo con más personas… ¿Ideas?

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: