Skip to content

Medellín agridulce

26 febrero 2013

Siento que hace mucho tiempo no veo a Medellín desde las alturas, desde sus orillas, y de verdad lo extraño.

.

Me molesta mucho cuando la gente, no se si por creer que es de “más caché” decirlo, se refiere a estos bellos y añorados lugares como “las comunas”, ignorando totalmente que esta, mi ciudad, Medellín, al igual que muchas otras ciudades, está dividida en comunas. 

.

Sinceramente espero que esas inversiones a largo plazo de la alcaldía se reflejen en un verdadero cambio de la calidad de vida de las personas que viven en estas zonas, por ejemplo, en La Loma, me gustaría pensar que en un futuro ese cinturón verde pueda ofrecer nuevas oportunidades y visibilidad positiva a zonas que, tristemente, siempre son mencionadas por las muertes que allí ocurren.

.

También deseo que esas jornadas complementarias en los colegios permitan ofrecerle a los muchachos otras maneras de aprovechar su tiempo libre, de alejarlos de esos peligros que a veces trae la escasez que oportunidades, la falta de educación de calidad, la oferta de modelos de vida facilistas, esos que muchas series de “traquetos”, así se empeñen en mostrar lo contrario, inspiran a los muchachos a colaborar con grupos delincuenciales (bueno, esas entre tal vez otras razones que se omitan en este escrito).

.

A veces soy optimista. A veces creo y me animo a pensar que así será, que todos podemos aportar nuestro granito de arena para que así sea, pero otras ese optimismo se evapora, entonces pienso en el hacinamiento de las aulas, en el miserable sueldo que reciben muchos docentes, en el modelo de educación… Y me pregunto si es viable recibir educación pública de calidad en las condiciones actuales. Para mí, ahí está el germen de muchos problemas, en la educación, y no basta con inaugurar nuevos colegios para solucionarlo.

.

También pasa algo similar con el acceso a internet: es cierto que en muchos barrios, incluso en barrios de la vereda La Loma, hay zonas con acceso gratuito a internet (además, mis amigos locos  CVGs andan pensando desde hace rato en poner redes libres), hoy muchas personas, incluso niños, aún en barrios donde la pobreza abunda, se les ve con celulares “inteligentes”, algunos programas de algunas instituciones ofrecen incluso tablets… Pero ¿cuántas personas hacen un buen uso de estas herramientas? es algo que vale la pena cuestionarnos. A mi que no me vengan con el cuento de que Antioquia es la más educada porque todos tienen internet para poder pasarla en Facebook chismoseando.

.

En algunos eventos culturales la ciudad ha desmejorado, a mi parecer, la anterior fiesta del libro (2012) y la parada juvenil de la lectura, que esta vez no estuvieron a cargo de la corporación Otraparte -que la había organizado en años anteriores- desmejoraron exponencialmente, no se a quien se le ocurre,  por ejemplo, planear un evento para “trasnochar a los jóvenes” y terminarlo a eso de las 4:30am, organizar una “maratón de cine” en unas sillas realmente incómodas -y pues, dado que era en plena calle, en la avenida La Playa, tampoco era muy chévere la opción de tirarse al piso por horas-.

.

Y bueno, ni hablo del festival de cine colombiano Ciudad de Medellín, porque ese siempre, por varios años -y no escarmiento-, lo he padecido: impuntualidad, películas que no se reproducen bien, películas en formato diferente al que reproduce el reproductor disponible… Me ha dado pena ajena cuando van los directores o productores, como pasó el año pasado con Chocó, que el pobre tipo, por solidaridad con el público y para darle tiempo a los organizadores, se puso a charlar sobre la película antes de que empezara… Y la película nunca terminó, porque no se reproducía bien. También le pasó a Ciro Guerra con Los viajes del viento en la UdeA. Yo entiendo que organizar un evento no sea nada fácil, pero es triste, por la calidad de películas que presentan (sí, porque Colombia sí hace buenas películas, y no me refiero a “El Paseo 2”), que sea tan desastroso. Me niego a creer que lo gratuito tenga que ser malo, y más cuando la corporación que lo organiza también organiza un reconocido festival: El de Santa Fé de Antioquia. Disculpen, dije que no hablaría.

.

Siento que hace mucho tiempo no veo a Medellín desde las alturas, desde sus orillas, y de verdad lo extraño.

.

Me da rabia pensar que no puedo ir a un lugar que extraño por miedo, me da rabia y tristeza pensar que cualquiera que cruce una “frontera invisible”, sin importar su edad, sexo, raza, etc. sea susceptible de ser asesinado. Para mí la seguridad no está en ver más o menos uniformados en una zona, menos en un país donde hay tantas denuncias de alianzas de grupos armados “legales” con grupos armados “ilegales”. Basta con ver la audiencia ante la CIDH sobre la masacre de la operación Génesis, en la que un campesino fue torturado y asesinado brutalmente por los paramilitares, en una zona donde, se denuncia, también estaba la XVII brigada del ejército, o, para no irnos muy lejos, basta con ver los noticieros regionales, en los que ciudadanos medellinenses han denunciado préstamos de CAI de policía a grupos armados ilegales.

.

Respiro.

.

Entonces hoy, para llenar de endorfinas el cuerpo, para intentar aliviar la sensación de sinsentido, para intentar derretir ese cristal de hielo que se clava en el alma, salí a trotarla de nuevo, ver tanta gente inspirada en esos “estilos de vida saludable” que promueve el INDER me animó, en el fondo, toda esta gente no estaba preocupada ante una eventual “balacera”, simplemente estaban, estábamos ahí, algunos trotando, otros montando bicicleta, otros patinando, otros haciendo aeróbicos, y así sucesivamente… “Mente sana en cuerpo sano” bien dicen por ahí.

.

Luego, caminando, decidí seguir un pequeño y un poco oscuro sendero con hojas de -al parecer- Yarumo dibujadas, y entonces sonreí, porque esta ciudad no deja de sorprenderme, ahí, al aire libre, y nunca lo había visto, un gimnasio al aire libre (aunque sé que no es el único, camino a La Loma ví uno hace tiempo, y sé que hay más). Las endorfinas son también alegría, debo confesar que en ese instante, en ese momento, sí sentí que estaba en “un hogar para la vida”, tal vez porque no estaba pensando en todo eso que acabo de contar, que más dá, siempre he pensado que hay que ver las dos caras de la moneda. Hay gente que parece sentir un placer extraño mostrando solo una.

.

Luego, caminar por el camino tantas veces recorrido, me demostró que la vida no es vida sin cambios,  y llámenle adaptación, o como prefieran, ahí creo que Darwin tenía razón: no sobrevive el más fuerte, sino aquel que mejor se adapta a los cambios. Tal vez el cambio más radical sea quererla, y entre las consecuencias esta incertidumbre, pero ya me he lanzado al vacío, y si me estrello, seguramente no será ni la primera, ni la última vez, y aún conservo mis pies para levantarme.

.

Pero, no está de más decirlo, despiértame antes de irte.😉

.

3 comentarios leave one →
  1. 26 febrero 2013 11:12 pm

    Pienso que muchos compartimos lo expresado en este artículo: amamos y odiamos a la ciudad en la que vivimos. Perdemos recobramos la esperanza en ella cada semana, y vemos a veces una cara de la moneda y otras la contraria.
    Como siempre, la mancha oscura es la que más se nota en medio de una hoja blanca, el dilema está en si queremos convivir con la mancha, o si queremos vivir para que cada vez esa mancha se borre hasta desaparecer.

  2. 26 febrero 2013 11:20 pm

    Yo creo que ni en los momentos más difíciles he podido odiarla, parece que la carencia de el gen del odio es un “defecto de fábrica”.

    En efecto, creo que hay que vivir y sentir, y seguir, no sé si logremos desaparecer la mancha, pero no está de más intentar aportar para que así sea.

    Gracias por tu comentario, un abrazo.

  3. 2 abril 2013 10:53 pm

    Como dijo alguien en un Universo Centro que ahora no recuerdo “para poder querer a Medellín con toda la rabia que le tengo”. Tal cual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: