Skip to content

No ser(é) poeta

1 agosto 2012

“Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día.”

John Lennon

Confieso que a veces produce en mí cierta envidia esa capacidad que muchas personas tienen para escribir bonito*, para escribir e inspirar, para que con tus palabras puedas estimular al otro, para que a través de tu escrito el otro deje volar su mente.

Siempre he dicho en este blog que lo que yo escribo no es poesía, no a modo de desprecio por ella, pues la poesía ha acompañado mi vida en una bella e íntima relación con las letras, con mi propio vuelo, de hecho, creo yo, es a modo de respeto, tal vez sea tanto mi amor por el arte y por todo ese bello universo que nunca podría catalogar lo que he hecho en mi vida como arte, a lo sumo, podría catalogarlo como existencia.

Catalogar… Horrible palabra, no sé si el estudiar en una facultad de ciencias exactas y naturales haya atrofiado mi mente en ese sentido, o depronto la haya adaptado, no sé si, por el contrario, ya era así antes de empezar. Catalogar puede ser nuestro intento de entendernos, de entender, el problema de catalogar es definir el mundo en término de variables discretas, y no de variables continuas, de olvidar los matices, que para el científico pueden ser causa de un error.

Hablar y escribir no es tan sencillo como parece, cuando uno piensa en la complejidad una palabra, una sola, puede ser todo un universo multirrelacionado, así como para el otro puede ser simplemente una palabra.

Tres Lycidae copulando – Jericó (Antioquia)- Marzo 2012

Me gusta hablar de sexo, no porque me considere o sea una experta en el tema, de hecho, mencionaba ayer y antier en morada.co que para mí la experticia no existe, que es algo relativo a la compañía, me gusta hablar del tema porque lo considero necesario, no con el fin de cosificarlo, o deserotizarlo (como creo que hacen, lamentablemente, muchas sexólogas, y espero no hacer yo -que no soy sexóloga, obviamente-), sino por todo lo contrario, porque pienso que el sexo debe dejar de ser un tabú, porque me duele que en nuestras calles ronde la muerte y nos acostumbremos a ello, pero cuando ronda el amor, el erotismo, el sentir, el vivir, nos da vergüenza, nos molesta e incomoda.

No sé si a pesar mío o fortuna, ese mismo ver e intentar estudiar la vida me ha enseñado a encontrar magia en cosas que para muchas personas quizás sean repulsivas o sencillas, veo esa hoja en el árbol desde el balcón y para mí es más que una hoja, pienso en fotosíntesis, en rutas metabólicas, en tejidos celulares, en el insecto que la come, en las bacterias que allí están rondando, en toda esa magia con el sol… ¡Y en todo eso veo belleza!

Así mismo me pasa con el cuerpo, aprender un poco de la embriología de los órganos “reproductores” me ha enseñado que los hombres y mujeres no somos tan diferentes (es posible que ese tema lo desarrolle luego, si me lo recuerdan), ver como la expresión o no de ciertas sustancias pueden  determinar si seremos hombres o mujeres físicamente (independientemente de la carga cromosómica, acá el ejemplo), hablar de un pene y no sólo hablar de un órgano que eyacula y orina o que “sirve para reproducirse”… Pensar en la complejidad con las hormonas, la complejidad del desarrollo, en toda esa magia y locura del sentir, del sistema nervioso, que es mucho, infinitamente mucho más que dos palabras.

Para mi todo eso es bello, infinitamente bello, y tal vez por eso no recurro mucho a la metáfora, porque la vida no necesita metáforas para ser hermosa, admirada, asombrosa.

Quizás por ello no me declaro poeta, prefiero declararme biófila (no confundir con el Biófilo de “la Gaitana”), admiro, aprecio, disfruto profundamente la poesía como expresión de la mente… Pero admiro, aprecio y disfruto mucho más la mente que ha hecho esa poesía, el cuerpo en el que habita, la entropía que circunda.

*Escribir bonito: Teniendo en cuenta que la belleza es tan subjetiva, escribir bonito es cualquier cosa, para mí, por ejemplo, la palabra bonito poco tiene que ver con los paradigmas sociales de belleza, bonito puede ser esa sensación que produce el abrazo de un niño pequeño, esa mezcla de ternura y alegría que pueden traer, generalmente, las cosas sencillas. Espero que eso haga menos feo el piropo, estimado Lluevelove (y todos los demás seres a los que les he dicho que escriben bonito).

One Comment leave one →
  1. 1 agosto 2012 10:07 pm

    Me gusta lo que dice de fondo: la poesía no está en la poesía. Como el libro de Stephen Hawking, es “El universo en una cascara de nuez”. O como lo decía Lorca: la poesía es esto, esto y esto. Ánimo, y para escribir bien se necesita empeño, juicio, y ganas. Un buen espaldarazo lo encuentras en el taller de Jaime Jaramillo. Sábados 10:30 a.m. BPP

    Ronal (RESPUESTA)
    No conocía la frase de Hawking, estoy de acuerdo con él.

    No sé que tan bien escriba, pero me gusta hacerlo, lamentablemente, los sábados los tengo copados.
    Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: