Skip to content

Medellín imparable… En natalidad

20 octubre 2011

Tomada por Blueandtanit, Medellín, sep 2011 - CC-BY-NC

La desesperanza…

Proyecto reforma ley 30 que busca empeorarla, proyecto conservador por penalizar todos los casos -incluso los que ya se habían despenalizado- de aborto, proyecto de construcción de hotel 7 estrellas en el parque Tayrona, la progresiva tala en el Darién, concesiones a multinacionales mineras, aprobación del TLC con Estados Unidos… Son solo por mencionar algunos, los titulares de una realidad que parece empeorar día a día en Colombia.

Hace tiempo le decía a un amigo que vive lejos que estábamos en paro, él me preguntaba por qué los colombianos estábamos tan enojados, si teníamos un bello país y con una gran biodiversidad… Aún no logro responder su mensaje, es que responderlo es también enumerar las miles de cosas que lo dejan a uno en un estado pesimista, en una desesperanza.

Aprovechar cada oportunidad para dialogar con la gente, para compartir ideas, es tal vez un pequeño grano de arena, que, si todos lo intentamos, la sumatoria de granos de arena permitirá que cambien algún día las cosas, tal vez encontremos la playa, esa que está bajo los adoquines.

…Y la natalidad

Carabobo con Barranquilla, los habitantes de la calle (eufemismo) completan el paisaje citadino, ese de una ciudad que prefiere trasladarlos de un lugar a otro y regalarles sopas con larvas de insectos a ofrecerles una vida realmente digna. En la calle aún permanecen los carteles pegados por estudiantes en contra de la reforma a la ley 30, pero una ciudad cansada de publicidad política, promesas y más promesas, la cara de el expresidente en todas partes casi como un virus, ignora estas protestas… Es mejor pensar en la niña, Nhora, secuestrada y liberada de la manera más extraña.

Residencias, es de mañana, las chicas que más las frecuentan con sus clientes duermen, las tetas mordisqueadas, el cansancio en los ojos y en el cuerpo, huellas de una vida que sarcásticamente, algunos llaman fácil, muchas lo hacen para mantener a sus hijos. Centro comercial “los puentes”, un niño que bien podría estar estudiando me ofrece casi suplicante que compre sus productos, agacho la mirada, lo siento nene, no puedo, si lo hago sigue el círculo vicioso, pienso.

Ahora imagino, tal vez sus padres son de esos muchos que habitan nuestro país y que tienen y tienen hijos que no pueden mantener, víctimas de un estado que cada vez le importa menos educarlos, aprenden, tal vez por selección natural, a sobrevivir en una selva de cemento, crecen, se reproducen y mueren en ella. Avenida oriental, en una esquina una indígena le dá de su pecho a uno de los 4 niños que la acompañan, ellos, con claros signos de desnutrición, miran con cara de tristeza, casi implorando al transeúnte que les brinde una moneda.

Profamilia, en información esta la fila, integrada por una jóven, tal vez de 16 años en un estado avanzado de embarazo, luego una anciana que pide que le hagan de nuevo una citología por un posible tumor, detrás dos mujeres, ambas jóvenes y madres, una de ellas también en embarazo… ¿Dónde están los hombres?

En el vidrio de información un cartel con el precio del anticonceptivo de emergencia, me envían a una sala de espera dónde tampoco hay hombres esperando, al fin llega ella, hablamos sobre la ligadura de trompas de falopio, me cuenta que para alguien sin EPS (ni beneficiario SISBEN, ni nada, totalmente desprotegido), el costo de la cirugía es de más de $300000 (COP, no recuerdo la cifra exacta), me cuenta que hay un programa especial, que a estas mujeres les cobran, como mínimo $68000, en la lista hay mujeres con 5, 7, 8 y hasta 9 hijos.

Tengo que verlo dos veces para poder creerlo, en mi ciudad llena de personas en la pobreza, en las calles, en el olvido de la indiferencia, existen mujeres que deciden no reproducirse más y en lugar de recibir una cirugía gratis, deben pagar $68000! No crean que las mujeres de las que les hablo son como Angelina Jolie, que pueden adoptar y mantener muchos niños, NO, estas son mujeres víctimas de un país que ve la educación como negocio y no como derecho y necesidad, de un país en el que aún se cree que cada hijo “trae su pan debajo del brazo”, de un país en el que los hombres legislan los derechos de las mujeres.

Una ciudad en la que “dos pobres se juntan y resultan 8 pobres” (como dice Vallejo en su película) es una ciudad imparable, como dice el lema de la alcaldía: imparable en natalidad y pobreza, ¿Hasta cuándo?

Post scriptum:

En esta entrada no se pretenden desconocer los esfuerzos que han hecho diversas personas en la ciudad y en el país para que esta realidad cambie, de hecho, esos son los granos de arena que se necesitan, lo que se pretende es compartir una historia tal y como fue vivida el día de ayer.

8 comentarios leave one →
  1. 20 octubre 2011 3:07 pm

    En ciudades donde a unos jóvenes les regalan, cuando llegan a la mayoría de edad, Audi o mercedes Benz que suben por la cuesta de los ciento y pico millones de pesos al tiempo que, al otro lado de la loma, detrás de los bosquecitos que los separan de la miseria, hay miles de familias que deben sobrevivir con los cinco mil pesos que reunió la mamá (siempre mujeres) lavando ropa, barriendo puentes peatonales, alargando la mano para llamar la caridad de los peatones…

    Saludos desde una Bogotá injusta y desigual…

    Diego Niño (RESPUESTA)
    Detrás también viven las que se prostituyen y se hacen prepago pra tener eso mismo, y quedan a corta edad en embarazo.

    Tristemente, esa desigualdad no solo ocurre en Bogotá, sino en todo lado.

    Abrazos

  2. 20 octubre 2011 4:03 pm

    Realmente es una realidad desgarrante, pero el Municipio con sus propagandas institucionales difunden por los medios de comunicación lo contrario lvandole la cabeza al televidente desprenido y poco crítico .

    ” Medellín imparable y Medellín Obra con amor” irónicos sloganes ,solo es hacer el ejercicio de caminar por algunos sectores de la ciudad como tú y uno se da cuenta de la inequidad y la descomposición social que hay en esta ciudad.

    Aquí se piensa que el desarrollo y el progreso es construir grandes estructuras en cemento cómo bibliotecas, edificios, puentes y “parques” para decir que “somos una ciudad moderna” “pasamos del miedo a la esperanza” etc… Lo más triste que si se va a buscar una solución o cambio mediante la política tradicional no tenemos donde escoger entre los candidatos a la alcaldía y gobernación.
    Muy buen artículo felicitaciones!!!

    henryelsucio (RESPUESTA)
    Es que pocas cosas han logrado llegar a un cambio más allá de la apariencia, la infraestructura… Necesitamos educación de verdad, cuanto antes.

  3. 20 octubre 2011 6:57 pm

    Leo este texto e inevitablemente llega esa reflexión que hay en alguna página de Borges, que dice (aunque no recuerdo textualmente) que lo abominable de la cópula y los espejos es que ambos multiplican el número de los hombres.

    Más lamentable es observar que los problemas que hacen abominable nuestro país se multiplican con las personas, se recrudecen como la cultura y son siempre vistos con el desdén que enseña nuestro sistema político-económico. La esperanza se desmorona entre los dedos, llegan la resignación y la impotencia; y uno se pregunta: ¿para qué emprender el cambio en un país desinteresado y malagradecido?

    Yo, personalmente, lo hago para incomodar. Quizá todos esos problemas que mencionas no puedan arreglarse, ni le importe a nadie arreglarlos. Pero podemos fastidiar recordando que ahí están, para que otros se incomoden, y propagar un “anticuerpo” a este virus tan humano que es la indiferencia.

    Tu texto incomoda. Por eso me gusta. Felicitaciones y… ¡fastidiemos!

    Un saludo de Telurio,

    Átomo.

    Átomo (RESPUESTA)

    Yo creo que sí pueden arreglarse, pero también creo que hay que fastidiar, y mucho, jajaja

    Abrazos oxigenados

  4. Libertad permalink
    20 octubre 2011 11:46 pm

    ahora comprendo tu afán por que lo leyera… increíble!
    es gracioso que lograras en el escrito la forma en que te fueron sucediendo las cosas… como en un abrir y cerrar de ojos…

    que peye lo de las tubectomías… pero es que es muy complicada esa cirugía… aunque deberían hacerla gratuita. Ojalá más madres de estratos bajos -odio ese título- se convencieran de hacérsela… pero es definitivo! en este país, o al menos en esta ciudad, es necesaria la educación. Sólo educando a los niños que tenemos, dándole la información con objetividad se podrá hacer un control de la natalidad decente. Al menos habrá más bases para que lleguen a decidir ese tipo de cosas.

    Libertad (RESPUESTA)

    Totalmente de acuerdo. Es gratis con sisben, pero ya ves, yo soy del sánduche que no le toca ni lo uno ni lo otro.

    Abrazos

  5. 21 octubre 2011 9:14 am

    Hola que bueno es leerte de nuevo, y de nuevo ver otra evidencia de la cruda realidad en la que vivimos, es realmente triste. Creo que no tengo nada que agregar, más allá de lo que siempre se dice en estos casos. Realmente como dice el anterior comentario, esto es incomodante y eso es bueno. Esperemos que realmente cada vez mas gente se sienta incomoda y empiece a pensar diferente y a actuar.

    Gurzaf (RESPUESTA)
    Tal vez el cambio parta de eso, de la autoreflexión y la indignación, con mucha educación, con argumentos.

    Abrazos

  6. 21 octubre 2011 10:02 am

    muy buen resumen del estado de cosas terribles en colombia

    Laura (RESPUESTA)

    Muchas gracias por pasarte por acá mona, abrazos

    Es un resumen terrible😦 Y siempre quedan faltando cosas, que es lo peor

  7. 21 octubre 2011 1:37 pm

    Es increíble que este tipo de cosas sucedan -no sólo en Medellín- sino a lo largo y ancho del país, y que las brechas entre ricos y pobres sólo tengan un fatal destino: aumentar.
    Es triste nutrirse a diario con estas noticias, que son sólo la punta del iceberg. Yo a veces me pregunto cuántas tragedias anónimas no se viven a diario, cuántas historias no habrá detrás de esas casas de ladrillo en los barrios de invasión, cuantos talentos y sueños mutilados por pocas oportunidades, y luego me acuerdo de los políticos y sus eslóganes “aquí está el cambio” “lo que la ciudad necesita y blablabla”, y todas las falsas esperanzas que construyen para que les den un voto, para luego darles la espalda y dejarlos ahí, a la deriva, hasta donde la vidad misma pueda soportar sus pequeñas tragedias, que seguirán inconclusas quién sabe hasta cuándo.

    Excelente su escrito señorita. Un saludito!!!

    Nightwriter (RESPUESTA)
    Es increíble, lo más increible es que estamos tan apaciguados por los medios que ya ni nos importa, hoy por ejemplo todo el mundo dice que Colombia es Pacific Rubiales, pese a que ellos están acabando nuestro país con su minería.

    La solución es la autoreflexión y la educación, tal vez, pero hasta cuándo reaccionaremos? Qué puede hacer cada cuál? Son interrogantes que quedan.

    Abrazos

  8. 22 octubre 2011 2:22 pm

    En realidad no quisiera contradecirte, pero voy para tres años que me operé en Profamilia y no tuve que pagar ni un sólo peso, ésto lo hice a través del Sisben, y no tengo hijos por que siempre odié a los niños, cuando fuí a Profamilia y les dije que me queria operar y de que no tenía hijos, éstos me felicitaron y a la vez me preguntan del porqué de tomar esa desición y yo les respondo que nunca me gustaron los niños, que hay mucha sobrepoblación , la situación económica esta muy dificil y que el futuro no es prometedor para nadie,y por último me dicen usted es una mujer muy inteligente por tomar esta desición.
    Así que la mujer que dice que no la operan porque no tiene dinero está totalmente equivocada.

    Luzdarypl (RESPUESTA)

    Copio y pego textualmente antes de modificar el texto:
    “me cuenta que para alguien sin EPS (ni beneficiario SISBEN, ni nada, totalmente desprotegido), el costo de la cirugía es de más de $300000 (COP, no recuerdo la cifra exacta), me cuenta que hay un programa especial, que a estas mujeres les cobran, como mínimo $68000, en la lista hay mujeres con 5, 7, 8 y hasta 9 hijos.

    Tengo que verlo dos veces para poder creerlo, en mi ciudad llena de personas en la pobreza, en las calles, en el olvido de la indiferencia, existen mujeres que deciden no reproducirse más y en lugar de recibir una cirugía gratis, deben pagar $68000!”

    Por favor lee bien lo resaltado en negrita en el texto anteriormente citado, creo que es claro que me refiero a muejeres “sin SISBEN” ni EPS, sin embargo, gracias a tu comentario, trataré de dejarlo aún más explícito.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: