Skip to content

Más de 2 meses de espera Cívica

24 mayo 2009

La tarjeta cívica del metro de Medellín es una maravilla en lo que a rapidez respecta, sin embargo, como estudiante, debo decir que los beneficios a estudiantes pueden llegar a ser un verdadero drama:

Soy usuario de la tarjeta cívica desde que dicho servicio nació, fuí, por fortuna, beneficiada con el subsidio de transporte que la Alcaldía de medellín paga al metro por los estudiantes de estratos bajos -y así el viaje queda valiendo $710-, lo triste es que, pese a que la alcaldía paga por dicho servicio, el costo de la tarjeta si usted pasa de usar tarjeta de Identidad a Cédula de ciudadanía (cosa normal en muchos universitarios) puede hacer que muchos no disfrutemos de él.

metroTodo empezó hace más de dos meses, cuando tenía el pasaje preciso para cargarle a la tarjeta por el viaje de ida a la universidad y regreso a mi casa ($1500) y la tarjeta decía en el lector que mi saldo era de $150, ante el problema pensé “es un error de la cívica, alguna vez me había sucedido antes de manera esporádica” y no me preocupé, conseguí el dinero para cargarlo de nuevo a la tarjeta y regresar a mi casa, le cargué la carga mínima (que era el dinero con el que contaba) que es alrededor de $600 (exactamente me debía alcanzar para el viaje y 40 pesos de sobra, más otros pocos pesos que tenía con anterioridad en la tarjeta), me llevo la no grata sorpresa de que mi cívica decía en el lector “SALDO INSUFICIENTE”, me acerco al señor que me cargó la tarjeta y -aunque siempre se caracterizan por ser amables- el señor ni me miró y simplemente señaló a su derecha un anuncio con un plazo vencido para actualizar los datos.

Me había confiado, porque el anuncio de la actualización había dejado de emitirse y no me había pasado nada, ahora me sentía triste por no tener dinero para regresar a mi casa más el dinero de más que tendría que gastar en todos los días siguientes, pagué con la ayuda de quien me acompañaba, pregunté en la Línea de atención al cliente y me remitieron a la universidad.

Entonces, de ahí en adelante me sometí con calma a la tortura de experar el tax maya integrado para gastar menos dinero, pero era tan desesperante (esperarlos en horas valle ó ver como ni siquiera paraban en el puente de zoila en horas pico) que preferí empezar a viajar en bus y caminar más (ó pedirle a algún amable conductor que me llevara desde la minorista hasta la UdeA por $500).

Pasó el tiempo y la necesidad urgente se suplió un poco con las caminatas, además era más divertido que viajar en metro y aturdirse con el pitido y bajarse en San Antonio y ver que el metro acabó de arrancar y tener que esperar 5min. el siguiente.

Cuando tuve tiempo y no era hora de descanso del horario de oficina maldigo infinitamente el vicio mío de recordar las cosas de oficina en horario de descanso, de 12 a 2 fuí en compañía de Isabel a llenar el formulario donde uno debe decir que es muy muy pobre, que es estrato 1, que no trabaja, que subsiste con 4 personas más y un salario ínfimo, mejor dicho, que vive y no sabe ni cómo lo logra, como la mayoría de los Colombianos.

Debía esperar una semana -según Lorena, la secretaria de la facultad- y todo volvería a la normalidad, luego de esa semana usé el metro de nuevo pero me seguía cobrando $1350 así que en medio de rabia y tristeza regresé a mi casa horas después, no en metro, sino caminando desde la U hasta el centro en el paradero de los buses de La Loma.

Seguí experimentando esporádicamente y sintiendo la misma rabia y tristeza, y sentir además que el metro se estaba lucrando con el dinero que la alcaldía pagaba para que yo pudiera viajar, llegué a pensar que era una estrategia eso de actualizar los datos, para que el metro cobrara de más al estudiante mientras la alcaldía pagaba por ello, claro esta, son puros pensamientos míos, nada más.

Como no volví a usar el metro con frecuencia y adquirí un aspecto esquelético por las caminatas bajo el sol además de un particular y feo bronceado dejé que el tiempo pasara para seguir experimentando con menor frecuencia si “por fin me habían actualizado los putos datos” en el metro.

Y NO. Nunca ocurrió, así que le escribí a Lorena, nuestra amable secretaria de la facultad (no es sarcasmo), para ver que era lo que sucedía, eso hace casi un mes, a los pocos días me respondió y me dijo que podía averiguar en la línea de atención al cliente del metro ó llamar a la escuela del maestro (¿?) tel xxx xx xx.

En la dichosa escuela nunca me contestaron, llegué al punto de creer en pendejadas y sentir que estaba “salada”, que todo me salía mal en mi triste economía de estudiante.

Hace dos semanas, en un viaje de regreso a casa (cosa que pocas veces hice en metro porque me salía $500 más caro el integrado que el bus, y en la mañana me era imposible por el tiempo), por fin pagué el viaje en metro, fuí a la línea de atención al cliente en la estación San Antonio y recibo una mala noticia (para variar):

La base de datos tiene su documento con tarjeta de Identidad y el beneficio lo tiene con la cédula

Preocupada y triste: ¿Qué debo hacer entonces?

Debe actualizar los datos en la línea de atención que queda al frente para cambiar el documento, el cambio de documento tiene un costo de $8000″

OCHO MIL PESOS? Y no hay forma de usar el beneficio con la tarjeta?

No, lo que hace el sistema es cruzar los datos, si alguno de los datos no coincide el beneficio no funciona

Qué sistema tan estúpido (pensé). Muchas gracias, hasta luego. (Y que conste que la charla la hice Cívicamente).

$8000 pesos serán una bobada para muchos, a tom y jerry la cifra debe darles hasta risa, pero para uno como estudiante no trabajador, y además de estrato e ingresos bajos, ocho mil pesos son Un ojo de la cara, por una pinche tarjetica, para nosotros es casi un robo, al igual que los mil pesos que cobra cada semestre la UdeA por una tarjeta que cualquier persona clona para entrar a la U.

la semana pasada, exactamente el Martes, por fin tuve dinero para pagar por la sufrida tarjeta (luego de susbsistir y transportarnos muchas semanas básicamente con el sueldo de mi hermano, ya que a mi hermana no le pagaban la beca por culpa de un “hacker” que había robado plata del sistema y porque la hermosa jefe de mi padre no le había pagado su sueldo -ó al menos eso dice él-), pensé que era Injusto, pues yo al sacar la tarjeta ya había pagado por ella, y no la había perdido, se las entregaba de nuevo sana y salva a cambio de otra tarjeta.

Voy “al punto de atención que queda al frente” del anteriormente visitado, allí pago la tarjeta mientras a algún afortunado jóven le explican los trámites de la suya

“No debe prestar la tarjeta y no puede excederse de un número de 60 viajes por mes, porque el metro le empezará a cobrar la tarifa de usuario frecuente”

Pienso, fuera de lo que dejan de beneficiar a tantas personas, también limitan a los afortunados que si pueden usar el beneficio???

Hago mi trámite, me dicen que me entregan mi tarjeta en UNA SEMANA Ó MÁS, PORQUE LA IMPRESIÓN ESTA RETRASADA, es decir, fuera de que pago “un ojo de la cara” por la tarjeta, se dan el lujo de demorarse en entregarla, Cívicamente le doy las gracias a la muchacha y me despido.

Dá rabia pensar que eso sucede con quienes tienen el poder en la situación, mientras uno debe sacar de su tiempo periódicamente y en horario de oficina para actualizar los datos de la tarjeta y seguir gozando de un beneficio PAGADO POR LA ALCALDÍA, ellos pueden tardarse más de una semana en entregar una tarjeta por la que cobran lo suficiente como para entregarla rápido…

Y es que no sólo pienso en mí, pienso en miles de estudiantes en una situación similar ó peor, que de la noche a la mañana cumplen años, actualizan sus datos 6 meses después con la nueva cédula y por ello deben sacar de su bolsillo $8000 para cambiar el número de la cívica, y tengan en cuenta que ese dinero equivale a los pasajes de dos días, si se trata de alguien como yo que debe tomar otro transporte fuera del metro, cosa común, pues con la excepción de los que estudien cerca al metrocable, los estratos más bajos quedan ubicados en la periferia, lejos del metro y deben tomar otro transporte previo.

¿Será que en toda esta semana la alcaldía paga por mi beneficio al metro?¿Será que la alcaldía pagó durante estos dos largos meses por el beneficio que no recibí? ó ¿Será que la alcaldía paga, pero por los viajes ya realizados con descuento -es decir, que no paga cuando el metro cobra de más-?¿Será que esto si es honesto? Yo espero que sí, sería muy triste desconfiar de una empresa que tanto orgullo nos dá a los medellinenses.

Esto no lo hago de mala fé, por el contrario, me duele saber que estas situaciones ocurren, pues, si bien me canso a veces del pitido del metro y de que el metro de la línea B llegue a ser dramáticamente lento –a veces más lento que un bus, y lo he cronometrado, tiene muchas cosas que valoro y admiro y las he resaltado con personas colombianas y extranjeras, incluso eso de los trenes que no paran en ciertas estaciones y son más rápidos (pese a que una de esas estaciones sea hospital, la estación en la que me bajo).

5 comentarios leave one →
  1. 26 mayo 2009 2:09 pm

    Sumercé, en este país cada vez que se otorga algún tipo de beneficios a quienes lo merecen -ciudadanos de a pie- no hace falta el que busque tumbárselos sin merecerlo. No es por ser desconfiada, ser desconfiada es lo último que quisiera en la vida, pero la verdad, la verdad, yo no creo que sean puros pensamientos suyos esos de que la alcaldía siguió pagando por su beneficio en el metro durante los dos meses que usted no pudo utilizarlo. Ahora, me parece el colmo que le cobren por remplazar una tarjeta por cambio de documento, no por robo o pérdida, casos en los que sería lógico… es absolutamente avaro y hace gala de una gran hijueputez del sistema… Pero puede que sólo sean pensamientos míos. Un abrazo.

  2. 28 mayo 2009 3:06 pm

    Ufff que entrada tan significativa y llena de emociones🙂

    A mi me retiraron el beneficio por actualización de datos y del sistema, y debo esperar cinco semanas para volver a adquirir el beneficio para estudiantes… AH???

    Saludos,

    Cati

  3. 1 junio 2009 7:23 am

    Angelitaperversita:
    bienvenida!
    yo sigo con la intriga, pero es dificil demostrarlo, la invito a que vea el pingback de abajo donde hay una actualización del tema luego de recibir la tarjeta, igualmente pienso que es ávaro lo del cobro
    Cati:
    a tí y a miles de estudiantes, luego dicen en la tele que eso beneficia a un montón de gente😦 pero la verdad es que a más de la mitad se lo quitan y muchos por desinformación no lo reclaman de nuevo

  4. juan carlos permalink
    30 noviembre 2013 10:39 am

    Hola, leí tu post y me pareció interesante la parte donde dices que cualquier persona clona la targeta, yo estoy haciendo un trabajo de investigación sobre ello, y quisiera saber si en relidad alguien ya a clonado la Tip o civica. Gracias, espero tu respuesta

Trackbacks

  1. Detrás de la cámara y 2 semientradas más « $UJETATE (UNKNOWN II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: