Skip to content

La Historia de don Joaquín.

30 marzo 2009

Don Joaquín se quiere ir del barrio.

Hoy no se levantó alegre, vital, entusiasta, como casi todos los días, hoy una discreta lágrima rodó por su mejilla ante la impotente mirada de su esposa.

Sin embargo, al igual que todas las mañanas, don Joaquín se levantó temprano, comió la arepa con mantequilla y el chocolate con quesito que le había preparado su señora, luego, se despidió de sus hijos que iban a la escuela, y, finalmente, se dirigió a su negocio con la mirada dirigida hacia el tibio pavimento.

Hoy el surtido de su tienda era más pobre que en épocas anteriores, y es que en verdad don Joaquín ya no tenía ganas de seguir atendiendo su tienda, no tenía sentido trabajar todos los días para que, de repente, el fruto de el esfuerzo familiar no pudiera satisfacer las necesidades de su familia, sino el doloroso derroche de la guerra.

Naturalmente, como hay menos surtido, y la energía que antes irradiaba don Joaquín se ha convertido en un aire de tristeza, la clientela ha disminuido, entonces don Joaquín, impotente, se sienta en una butaca de su vacío negocio y recuerda los dolorosos días en que ellos se le han acercado a despojarlo de su dinero, del fruto de su trabajo, fruto con el que el quisiera brindarle un futuro mejor a sus hijos, darles la educación necesaria para que no tuvieran que vivir lo mismo, para permitirles soñar y realizar sus sueños.

Entonces don Joaquín ve en sus ojos la tarde aquella en que, por primera vez, se le acercaron “Los Muchachos”* a exigirle una “colaboración”, recuerda que estos muchachos tenían armas en sus manos, como si él pudiera ofrecer resistencia, cuando era más que conocido en su barrio que quien se opusiera a estas “colaboraciones” ó vacunas era asesinado.

Don Joaquín no ignora todo lo que ha sucedido, él sabe que un Líder comunitario murió intentando defenderse legalmente de estas vacunas, al igual que otros que han muerto intentando denunciar ó no pagar.

En la tarde, de nuevo, llegan ellos, le preguntan como han estado las cosas y él les dice que mal, ellos creen que él miente, entonces le cobran el doble de lo acostumbrado, don Joaquín saca lo poco que tiene en su registradora y les tiende su mano temblorosa con el dinero de varios días de trabajo; ellos, al ver que él tiembla, cuentan la suma recibida, ven que no es lo exigido así que le muestran el arma y le dicen que no esta completo, don Joaquín, temiendo por su vida, saca un último billete y lo entrega aún temblando, los muchachos se van, tal vez a cobrar a otra parte, tal vez hacer una fiesta para derrochar algunos millones, al negocio de don Joaquín llega el señor del surtido, que se aleja del lugar con la misma cantidad de productos…

…Él se sienta muy descompuesto en su butaca y piensa seriamente “Apenas pueda, me voy del barrio”.

——————————-

*Los Muchachos: es la forma discreta de denominar y legitimar a los paramilitares

**Un 90% de esta historia es cierto, el otro 10% acude a la imaginación de la autora para evitar mencionar nombres reales, número de hijos, etc.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 30 marzo 2009 9:04 pm

    Que situación tan jodida, desafortunadamente Don Joaquín no es el único -ni el último- en pasar por esa situación, y peor aún, hay quienes pagan esa vacuna con la mejor voluntad, convencidos de que es “seguridad”… ¿democrática?
    Un abrazo…

  2. 31 marzo 2009 12:02 am

    Que espanto. Y acá no sucede nada.

  3. 31 marzo 2009 3:45 pm

    Guerra civil ya!!! todos a la calle!!!

  4. 31 marzo 2009 10:00 pm

    Tremenda realidad.

  5. sondelaloma permalink
    1 abril 2009 1:55 pm

    Pues tristemente es la realidad con la que nos encontramos a diario. A igual que Don Juaquín son muchas las personas en nuestro país que tiene que dejar su barrio, su casa, su gente que conoce de toda una vida. Y todo transcurre como si no pasara nada…que cosas.

  6. 4 abril 2009 4:51 pm

    Triste y preocupante. Mientras tanto las autoridades no hacen nada. Pero cómo van a hacer algo si “los muchachos” están respaldados desde altas esferas del poder nacional.

    Galo (RESPUESTA)

    eso muy posiblemente sea cierto, sabe, ayer atracaron a mi hermano, y el policía que estaba a MEDIA CUADRA tuvo el cinismo de decir que que era que los paramilitares que “cuidaban esa zona de atracos” ya no la estaban “cuidando”, qué tal!

    saludos y siempre bienvenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: