Skip to content

Celda de cemento

10 febrero 2009

Estoy aquí, bajo el terrible sol citadino, veo que muchos pasan a mi alrededor, pero nadie me regala, aunque sea, un poco de agua, algunos de mis hermanos estan en peores situaciones, algunos tienen piedras al lado de su tronco, las cuales son salentadas por el sol produciéndoles grandes perjuicios, hace poco talaron a casi todos mis hermanos mayores, con la excusa de que los iban a trasladar a un lugar nuevo, algunas personas se apiadaron de ellos y pusieron mensajes sobre sus troncos, pero de nada sirvió, a las pocas semanas ellos ya no estaban, en su lugar, había un tronco terriblemente mutilado y algunas ramas… evidentemente no los habían trasladado, los habían matado…

Veo que esta ciudad esta cambiando, hace pocos meses me trajeron aquí en medio de un lugar en reconstrucción, mis hermanos mayores me contaron -cuando vivían- que a ellos los dejaron crecer y dar sombra, que el sol era su pretexto para que la gente los admirara y pasara cerca de ellos, que el problema era que las aceras, por donde la gente caminaba, estaban en terribles condiciones, a veces, algunos les echaban la culpa a sus raíces, pero mi hermano me cuenta que él hizo todo lo posible para que sus raíces no molestaran a nadie…

A los nuevos gobernantes se les ocurrió la idea de reorganizar las aceras, de hacerlas un lugar agradable para caminar, pero se olvidaron de nosotros, mataron a mis hermanos mayores que daban sombra y alejaban el ruido citadino, en lugar de mi hermano, me sembraron a mí, que nací hace pocos años, saben, me siento culpable y adolorido, mi hermano, que estaba muy grande, tenía la fuerza suficiente para soportar este calor, este humo de carros, todo este maltrato, YO NO, yo soy pequeño, mis verdes hojitas apenas empiezan a crecer, mis débiles ramas no soportan tanta contaminación, lo peor de todo es que, a diferencia de mi hermano, yo no tengo esperanzas de crecer: HAN ENCERRADO MIS RAÍCES EN UNA PEQUEÑA CELDA DE CEMENTO, así que, aunque en algunos años la gente que pase dirá que estoy muy chico y estoy creciendo, es posible que me sienta más viejo que cualquiera, en parte por todo este sufrimiento, en parte porque envejeceré del mismo tamaño, al parecer, estos nuevos gobernantes han elegido para mí la terrible vida del bonsai en una pequeña maceta, en mi caso, de cemento.

Las aceras estan hermosas, las nuevas construcciones en cemento son un poco bellas, pero faltamos nosotros, Medellín se supone que es la ciudad de la eterna primavera, no solo por las plantas pequeñas que producen flores, también por nosotros, por los que si crecieramos seríamos hermosos guayacanes, por ejemplo, pero no, nosotros seguimos igual, pequeños, con ganas de crecer, nuestras raíces se maltratan con la celda de cemento, la gente nos mira con lástima,y, lo peor de todo, es que casi todos nosotros moriremos secos por el calor más el maltrato a nuestras raíces…

—————————————

Notas póstumas:

-Las plantas no tienen sistema nervioso ni cefalización, naturalmente, la idea es simplemente que se concienticen un poco de este impacto ambiental, la ciudad y las construcciones crecen, necesitamos con urgencia árboles que en verdad soporten todo esto, árboles que crezcan y den sombra, alejen el ruido y nos oxigenen un poco…

-El post anterior no era con el fin de criticar el evento, para mí fue maravilloso y todos me parecieron muy amables, evidentemente, tuvo problemas en la organización, pero no esta mal para ser una primera vez, simplemente quería compartirles mi tortura durante ese día tan soleado A PROPÓSITO, LES INVITO DE NUEVO A QUE VISITEN EL BLOG DE ConVerGentes ESTAMOS PUBLICANDO CASI TODOS LOS DÍAS, incluyendo nuestra experiencia en este evento.

Otra cosa que quiero decir al respecto es que, en general, he estado un poco malhumorada porque he descuidado un poco mi alimentación, en gran parte lo sucedido es culpa mía, esta claro que asumiría las cosas de mejor manera si no tuviera algo que propiciara el mal genio.

-gracias a todos por re-incidir con sus comentarios

-excusen problemas de ortografía y de letras en desorden, les escribo desde un pc complicado en el asunto de las tildes y sin corrector de ortografía.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. 10 febrero 2009 12:54 pm

    Y si se pone uno a mirar, los árboles no son lo únicos que sufren de ese encierro en Medellin, también las personas se van encerrando cada vez entre cemento y construcciones vanguardistas, dejando de lado lo locar, propongo la nueva bandera de antioaui de colores gris y negro.
    Por otra parte, a comer señorita, no vaya a ser que termine con el cólon jodido.
    Un abrazo desde Don Blog Pérez.

    Tomáz (RESPUESTA)
    es cierto, apoyo tu propuesta de bandera.

    ya estoy comiendo con más juicio, terminé pareciendo un esqueleto andante :O que miedo :O

    abrazos y besos

  2. 10 febrero 2009 1:06 pm

    Cierto, no se, si es que a la gente se le olvida el papel tan fundamental de los arboles en el mundo, sobre todo en las ciudades. Saludos!!!

    gurzaf (RESPUESTA)
    en la universidad de Antioquia los talan cuando salimos a vacaciones con la excusa de que “no dejan apreciar la arquitectura”, al parecer en Medellín nos importa más la arquitectura que la naturaleza.
    saludos!

  3. 13 febrero 2009 4:14 am

    El discurso de los árboles que has escrito tiene mucha fuerza y sentido. Si nos metiéramos más en sus cortezas creo que aprenderíamos a apreciar más su belleza e importancia en medio de una ciudad atosigada por el cemento y la contaminación.
    De acuerdo con Gurzaf: los àrboles son más importantes y bellos que cualquier arquitectura producida por la modernidad.

    alvaroramirez (RESPUESTA)

    muchas gracias don Álvaro, la idea era esa, ponernos un poquito en ese lugar 🙂
    abrazos

  4. 13 febrero 2009 3:28 pm

    Por acá talaron unos árboles diciendo que eran viejos y constituían un peligro para el tránsito peatonal y vehicular, hasta que los nuevos puedan dar la sombra que daban los anteriores pasarán años….

    Juan (RESPUESTA)
    ESO MISMO DICEN POR ACÁ, ENTRE OTRAS COSAS, en la u los talan porque no dejan apreciar la arquitectura…
    lo triste es que lo de acá no van a crecer, precisamente por la celda de cemento.
    saludos.

Trackbacks

  1. Dos historias… « ConVerGentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: