Skip to content

Un día caluroso…

9 febrero 2009

Ayer fue un día extraño, mi hermano cumplía años y como yo no tenía ni idea donde era el taller de stop motion (Centro de Integración barrial Villa Laura), aún cuando estudié casi toda mi niñez y adolescencia en San Javier, decidí quedarme en casa acompañando a mi hermano, luego él se fue a cumplir algunos deberes y yo me fui a escuchar la Experiencia De Sueños Film Bogotá, cuando bajé a San Javier, Luego de esperar pacientemente el colectivo tazmania (tax maya), admiré el guayacán rosado junto al guayacán amarillo hermosamente florecidos y solo separados por la carretera, pensé en una foto suicida desde la mitad de la carretera… hermosa.

El colectivo me deja en el paradero de los colectivos del metro, subo las escalas que dan al puente, son casi la una y media de la tarde, el sol esta en todo su brillo, esplendor, y por supuesto, punto máximo de emisión de calor hasta dicho puente, subí y no ví a nadie, le pregunté al señor que había presentado todo, me dijo que era a las 2, no en el parque biblioteca (perdí la subida) sino en la corporación sal y luz, me dijo que quedaba al lado del parque, gracias, bajo pacientemente el puente, luego de la rabia de sentirme extraviada y no encontrar a nadie, antes de hacerlo recuerdo que, como había olvidado el celular, debía llamar a mi casa para llamar a cati, llamo a casa de cati, no esta, llamo a mi casa, me dan el número, lo memorizo, bajo el puente, la llamo, poco presupuesto, me cobran 2 minutos cuando juraba que había gastado 1, espero a cati al lado de las escalas que suben al puente, bajo el horrible sol, porque dije que la esperaría, 2pm, subo, el calor es mucho, yogoso de guanábana, llego, no hay nadie, absolutamente nadie, solo un señor que parece escuchar radio y no tener que ver con nosotros, le pregunto y me dice que adentro hay un muchacho, espero a que abra, supuse que se habían retrasado, toco, no abren, repito el proceso seis veces, abre un señor y me dice que no sabe, que había un taller pero el muchacho no había llegado, bajo de nuevo, miro el colectivo milagrosamente en camino, cati no esta allí, subo de nuevo las escalas, paso el largo puente, el calor es tanto que pienso con rabia como es posible que en Medellín talen tantos árboles que dan sombra por sembrar estas cosas pequeñas que dan lástima, muchos de ellos entre una horrible celda de cemento para que sus raíces no crezcan.

Llego, de nuevo, al parque biblioteca, no veo a nadie, luego veo a los compañeros de Bogotá y les pregunto, me dicen que cancelaron el taller porque estaban filmando a unas personas, efectivamente habían unos viejitos bajo este mismo solazo con una bella panorámica de fondo, intento calmarme, ellos no tienen la culpa, llega el señor que antes me dijo que fuera hasta el parque de san Javier, me dice que cancelaron el taller, ya lo sabía, luego alguien me pregunta donde será el plenilunio, le digo que soy nula en ubicación espacio-temporal, luego veo el alto de La Loma, le muestro más o menos donde será, me preguntan si voy, les digo en broma que si se me pasa la bilis, luego les digo que lo más probable es que valla –teniendo en cuenta que mi hermano, probablemente, preferiría salir con sus amigos en la noche-, al rato ellos se van y yo me voy, de nuevo paso el puente, de nuevo los árboles que dan lástima, llego y veo con desprecio el tazmania, sé que me hará quedar esperando, bajo el sol, a que se monten muchos pasajeros, otro yogoso para el calor y la rabia, de arequipe, subo al colectivo que enciende el motor para que yo me apure con la compra de mi yogoso, como si yo no supiera que se va a tardar 100 horas en las mismas cuadras, espera, da la vuelta, semáforo –este semáforo siempre esta en rojo- otra espera, pasa la calle, espera a que llegue la gente del metro, espera otros dos metros más, mi paciencia aún no llega al límite, arranca, llego a casa, mis dos hermanos y mi madre, me alegro de que estén allí, me recibe un delicioso almuerzo –ah, sí, me había ido sin almorzar-, y luego voy a la tienda para comprar ingredientes para satisfacer un rico antojo de mi hermano, me preguntan si voy al plenilunio, no sé, es probable, luego llama don Álvaro y le digo que no iré, ni modo de dejar a mi hermano e irme, sabiendo que él había preferido quedarse con nosotros, la noche pasa bella, luego sufro por los guayacanes y por las personas que estan en el plenilunio: llueve, las flores de los guayacanes caerán y no podré tomarles una foto, ellos se mojarán en caso de no haberse quedado en la biblioteca…

Ya no hace calor y paso una buena noche en compañía familiar.

9 comentarios leave one →
  1. yeskenia permalink
    9 febrero 2009 5:05 pm

    norguettis

    gracias por la preocupación de los del plenilunio,
    la pasamos en compañia de más invitados y fue grato
    conoces aquellos chicos de bogotá.
    pos la lluvia la aullentamos, pues nos prestaron el salón
    parroquial, pues me imagino, te lo contarán con más detalles..

    ole, tus desgracias si me parecen paradojicas y me causan gracia..

    un abazo🙂

    yeskenia (RESPUESTA)
    jeje, me alegra que disfrutaran el momento, espero que alguien nos comparta más detalles en el blog de convergentes😉

    claro, burlese de mi sufrimiento, y eso que le dicen mamá leona, yo no quiero una madre de esas😉 jeje

    tripona, grandes abrazos

  2. 9 febrero 2009 9:15 pm

    Severo día más complicado, puedo apostar que Daniosmo no evitaría hablar de “La Peste” de Kamus si leyera este escrito… jajajaja
    Este tipo de problemas con los eventos me ponen a pensar sobre la verdadera utilidad de mis clases de gerencia, no me gustaría que alguien escribiera un texto como este si yo fuera el organizador del seminario (aunque confieso mi más sincera simpatía con el gordito aquél).
    Un abrazo más caluroso que el del domingo.

    Tomáz (RESPUESTA)
    Uy, de por dios, no me recuerde ese libro que de solo pensar en él me da un calor insoportable, mal lugar el que “eligió para morir” la mamá del personaje.

    Este post no pretende criticar el evento, es la primera vez que lo realizan y es apenas normal que tengan problemas con la organización, como creo haber dicho en el post, no fue culpa de ellos, simplemente les cuento lo vivido por mí ese día, tal vez como explicación por mi inasistencia a los talleres de esa mañana, además, a mi todos me cayeron muy bien, y estoy de acuerdo con usted en que el gordito aquel era bastante amable y simpático.

    Abrazos un poco más refrescantes…🙂

  3. 9 febrero 2009 9:16 pm

    Corrección: un abrazo más caluroso que el domingo

  4. 9 febrero 2009 11:32 pm

    Ahhh que buena entrada… demasiado la verdad… que bueno es relatar la cotidianidad así como lo haces vos…

    Me dieron ganas de Bonice y son las 11:30 pm… jejeje… yo quiero ver los guayacanes a pleno sol de medio día… yo quiero que ustedes me inviten a sus … eventos, reuniones, homilias, ritos… lo que sean… la señora Catalina Restrepo nunca me lleva x allá…

    Saludos… no olvides pasar a saludar a mi pequeño blog…

    Se les estima a todos, compañeros “bloggeros”.

  5. 9 febrero 2009 11:33 pm

    Ahhh que buena entrada… demasiado la verdad… que bueno es relatar la cotidianidad así como lo haces vos…

    Me dieron ganas de Bonice y son las 11:30 pm… jejeje… yo quiero ver los guayacanes a pleno sol de medio día… yo quiero que ustedes me inviten a sus … eventos, reuniones, homilias, ritos… lo que sean… la señora Catalina Restrepo nunca me lleva x allá…

    No olvides pasar a saludar a mi pequeño blog…saludos.

    Se les estima a todos, compañeros “bloggeros”.

    Marín (RESPUESTA)
    muchas gracias don marín, si algo mándeme una forma de localizarlo a mi correo y yo le aviso, le advierto que el nombre La Loma no es en vano.

    Paso en cuanto tenga alguito de tiempo, tengo vario marcados por leer y juro que los leeré y comentaré, no solo el suyo don marín.

    saludos y éxitos

  6. 10 febrero 2009 8:02 pm

    Oye, realmente me deleité leyendo tu entrada… Está llena de esas cosas que sentimos casi que a diario en el afán de la vida cotidiana: afán, calor, cansancio, esperas…

    Felicitaciones!

    catirestrepo (RESPUESTA)
    especialmente cuando vivimos en la Loma y tenemos que esperar el tax maya😉
    gracias😉

  7. Yuliana permalink
    11 febrero 2009 11:32 am

    Jajajaja,Nora vos si no nene, mira creo que te dio mas rabia copiar todas esas 100 paginas y recordar la desgracia de tu espera y poca orientacion geografica( y eso que semantiene en san javier)que el momento que pasaste.
    Ya sabe si no e viene a visitar la casco.

    Yuliana (RESPUESTA)

    no, de hecho eso me calmó, desahogarse es bueno.

    por eso fue que no le caí al café a saludarla, porque quería llegar a mi casa algún día.

    y que conste que es una amenaza pública, jaja, ojo con eso señorita.

Trackbacks

  1. Celda de cemento « $UJETATE (UNKNOWN II)
  2. Día del periodista « ConVerGentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: