Skip to content

SalvaVidas

21 mayo 2008
tags: ,

“los que quieren donar, no pueden, mientras que los que pueden, no quieren”, eso me dijo la enfermera cuando yo solo tenia ganas de llorar por el nuevo intento fallido, no se si es la tercera o la cuarta vez que me rechazan como donante de sangre en el hospital universitario san Vicente de paúl porque mi hemoglobina no alcanza el nivel necesario para donar, desde que cumplí los 18 años, el 18-08 del año pasado solo he podido donar una vez por dicha causa, lo cual es bastante frustrante, Salvavidas es el nombre del programa, antes de donar lees el formato de autoexclusión por si algo te impide donar tu sangre, luego llenas el otro formato que verifica que tu sangre no causa daño (lo único con lo que presento objeción es que una persona por el simple hecho de ser homosexual no puede donar sangre…) y luego vas donde la enfermera cuando te llama, ella te pesa, te toma la presión y mide tu hemoglobina…

El nivel mínimo de hemoglobina para donar tu sangre es 12.5, esta vez el mío dio en 12.1… casi, luego de rogarle un poco que me dejara donar, que no importaba si yo quedaba anémica… – todo esto sin ningún resultado-, al salir del banco de sangre, al igual que todos los días que paso por ahí para ir a la universidad (desde la estación hospital hasta la portería diagonal entre ferrocarril y Barranquilla) o para venir de ella, mire a las personas afuera del hospital con cara de tristeza y preocupación, la ambulancia estacionada…, sentí que las miradas de ellos pesaban mas en mi cabeza, esa impotencia de tener que admitir que lo que había dicho la enfermera era cierto, yo que quería ayudar a alguien en ese hospital, no podía hacerlo, mientras que muchas personas por ahí, por simple cobardía o egoísmo, a la final no se diferencia mucho la cobardía del egoísmo en este caso, estas personas pasaban por ahí campantemente, muchos estudiantes de la universidad –quien creyera- evaden este camino para no ver estas gentes…, yo también le tengo miedo a las agujas, incluso el chuzón para ver cuanta hemoglobina tengo me da un pánico terrible, pero acá la cuestión no es de miedo sino de voluntad.

Una persona normalita, común y silvestre puede donar sangre cada cuatro meses, además disminuye el colesterol y ayuda a la salud propia –fuera de lo que hace por la del prójimo- si supieran cuanto envidio a esas personas normalitas, por desgracia he intentado convencer a muchas de donar pero mi retórica no es suficientemente efectiva, ya que he blasfemado tanto sin necesidad recientemente –es que los testigos de Jehová me persiguen, lo juro, empiezo a sentir paranoia-, esta vez blasfemare duélale a quien le duela, si, ustedes, que predican con su religión el amor al prójimo y el compartir y muchas cosas mas, ustedes les duele donar sangre, ustedes creen que con dar quinientos pesos en una misa o en la calle a un mendigo hacen mucho, ustedes no creen que es mas útil si donan sangre, regalan libros, enseñan lo que saben a quien no lo sabe…, no les parece que su dios estaría mas feliz con ustedes en caso tal de que existiera, yo respeto lo que piensan, y no me avergüenzo de admitir que no soy religiosa, pero las cosas serian muy diferentes si, por ejemplo, de cada tres católicos, por lo menos uno aplicara lo que su religión predica y pide a sus creyentes… por ejemplo, compartir –en este caso, la sangre, la vida-.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. xady permalink
    21 mayo 2008 1:56 pm

    Muy pero muy interesante el tema de donar sangre.
    Nunca e donado sangre pues aunque se que es para el bien y para la vida de muchas otras personas, nunca e arriesgado dejarme introducir la agujita.

    jejejeje
    Espero hacerlo pronto.

  2. Ana Koreta permalink
    22 mayo 2008 8:47 pm

    Ay Cata la ultima vez que fui a donar, madrugue y toda la cosa pero entre “toda la cosa” olvide mi credencial para votar que es con lo que confirmo mi mayoria de edad y mi identidad y no me dejaron donarrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!

    Asi que me toco buscar en la calle en 10 minutos a quien lo hiciera por suerte encontre tres chicos muy amables XD!

    El padre de un amigo estaba enfermito y por eso acudimos a echar una gota jeje, pero si es importante estar conscientes de lo importante que es compartirnos!

    Saludicos!

  3. 23 mayo 2008 5:02 am

    Muy afilada la delgada cuchilla con que cortas este tema. Y la conclusión a la que llegas: prediquen menos y compartan tal como predican sus religiones.

    Muchos de los testigos, evangelizantes, protestones, catolizantes y otros misioneros de la caridad y el amor se olvidan de dar o lo “ignoran” . Algunos se creen superiores (gracias a su dios) y al incluirse en ese grupo de “mejores” excluyen a los demás, a los que no creemos en “su” libro, “su” ritual o “su” fe ciega.

    Nos pides que “demos algo de nuestro cuerpo”: ¡qué manera tan efectiva y sencilla de dar vida!

  4. 23 mayo 2008 4:20 pm

    xady, pa que pero la agujita si da miedo, ya lo admití, pero vale la pena, hazlo pronto… cuídate, éxitos. Ana koreta, jeje, muy charra tu historia, convencer a los demás también es valido, de hecho, yo de alguna forma intento hacerlo con este blog ya que no pude donar pero no solo se debería hacer cuando los que “conocemos” están enfermitos… igualmente saludos… será que el Internet si logra llevar un abrazo hasta México, probemos… Don Álvaro, tiene razón, por eso yo decía lo de los testigos de Jehová, todos juntos me asecharon mucho durante casi 2 semanas, y es cierto que much@s creyentes se creen superiores, yo no es que me crea mucho por pensar lo que pienso, creer o no creer no es la cuestión, porque a la hora de la verdad nadie tiene absoluta certeza de lo que cree, pero si me asombra lo incoherentes que pueden ser con lo que predican. Cuantas guerras no ha tenido el mundo por culpa de algo que debería traer la salvación?, yo respeto lo que piensan y pienso que son libres de pensarlo, pero mi libertad y pensamiento también merecen respeto y no es justo que le obliguen a uno a escucharles el mismo discurso que uno ya leyó y analizo y disintió hace años.
    Yo se que a muchos les parecerá estupido que uno “se comente a si mismo”, solo puedo decir que esto no es a mi misma sino para los “lectores juiciosos 🙂 ” (Todos) cuyos comentarios pienso que merecen respuesta.
    Es cierto, todos podemos dar vida, no solo las mujeres… jeje

  5. 15 agosto 2008 3:03 pm

    mi hija es O- mi esposa no puede por haber tenido hepatitis y mis tatuajes lo impiden, pero el resto de mi familia lo hace con un grado de egoismo alto, poder ser donantes pensando en que en el país de los cilindros bomba, mi tigresa puede necesitar de un donante en cualquier momento.

    gerente (RESPUESTA)
    TODOS PODEMOS NECESITARLO, HE OIDO DE PERSONAS QUE DICEN QUE SU SANGRE VALE MUCHO PARA REGALARLA Y AL OTRO DÍA NECESITAN QUE LES REGALEN SANGRE, SALUDOS

Trackbacks

  1. Pasando por hospital « $UJETATE (UNKNOWN II)
  2. De una “niña” enojada y otras vainas « $UJETATE (UNKNOWN II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: