Skip to content

Gritos para orientar un disparo

4 mayo 2012

La primera vez que visité Caldas, ese municipio que queda al suroeste antioqueño y que cada día su aspecto de pueblo muere un poco ante la maquinaria implacable del “progreso”, pude notar -y así me lo indicó mi guía- que muchas cosas en ese lugar tenían por nombre “Ciro Mendía”, un escritor del que jamás en mi vida había escuchado.

Y es que él, así como muchos otros escritores de nuestro país, mueren en el anonimato. Aunque nació hace 120 años (un primero de mayo), creo que ni su pueblo natal ni ese universo que lo adoptó lo recordaron. De hecho, es muy probable que si visites Caldas -que aún tiene escombros de pueblo- y preguntes a un jóven por Ciro Mendía, te responda que es un colegio, si es que antes no te has encontrado en el parque principal con el busto de Ciro y su soneto mutilado.

Hoy, para la memoria y para el deleite les comparto este poema que es uno de mis favoritos, tomado de su libro Escuadrilla de Poemas (1934-1938):

——————————

GRITOS PARA ORIENTAR UN DISPARO

.

Se me raja el silencio como un muro leproso,
se me raja el silencio que padezco. las palabras
se paran en las puntas de mis cabellos
y me gritan: ¡cobarde!
.
Mis ojos son dos fosos de rebeldías acorraladas.
Tengo la sensación de que soy un ofidio conservado en un frasco.
.
Me voy. Nadie me siga.
He sufrido diez siglos y he gozado un minuto:
la noche que sostuve el cielo con mis párpados.
Harto estoy de las almas simples de mis burdos vecinos
y de la virtud metálica de las buenas mujeres.
Mi bandera de lodo llevaré a todas partes
como un desafío a la blancura.
.
Me voy: el mar me atrae como una mujer brava.
Quiero ver otras montañas agresivas
a las que pueda oír alzarse como brazos amenazantes.
Estas montañas mías, tan mansas, se hunden todos los días,
este mi cielo es falso como los cielos de Hollywood.
.
Me voy. Nadie me siga. Voy a enseñar hastío a jocundos países,
en donde se me tenga como el mounstruo de moda,
en donde nunca sepan que toleré regímenes a base de mentiras.
.
Me voy solo. Más solo que un amigo entre amigos.
Coseré con alambre mi boca, hasta que llegue
al lugar donde pueda desnudar mis palabras,
perfumar mis palabras con la idea recóndita
que, cual úlcera escondo, que amamanto hace tiempos.
Allí diré a las gentes lo que jamás a las gentes
de mi ciudad les dije, porque eran malas gentes.
.
Gritaré: -La tierra de mi tierra
pare, por cada hora, toneladas de oro,
torrentes de petróleo,
y hay mujeres que duermen en colchones de piedra,
y niños que al mamar, maman sangre,
y labriegos que no tienen una gota de aceite
para la viuda lámpara.
Han escondido el pan los potentados:
se lo comen sus perros,
mientras los niños se van quedando muertos.
Los caballos de raza
en pesebres fastuosos,
hacen su digestión de millonarios.
La guillotina del hambre
está en acción desde el sol hasta la noche.
Pero en cambio, los otros, los extranjeros, duermen
con las mujeres más guapas de mi tierra,
y a patadas nos mandan a pequeños y a grandes.
Porque ellos son los dueños del aire, del oro,
de la plata, del café, del petróleo y de las vírgenes.
.
La tierra de mi tierra se vendió al advenedizo,
sobre un lecho de oro,
quien después de gozarla le arrancó las entrañas
olorosas a aceite:
en donde el oro brilla y el petróleo apesta,
allí cae el fantasma de vellos amarillos
y patas apostólicas.
.
Gritaré: -Al abordaje, hermanos!
De Berlin y de Roma viene la peste con su camisa oscura.
Dos déspotas -casi hombres- cazan países y conciencias
y hacen que el pueblo lama sus sandalias imperialistas,
saturadas de sales de engañosa democracia.
Benito, es profesor de crímenes, de postulados bárbaros,
amparado por una corona, famosa por lo inútil;
su discípulo, Adolfo, amordazó el derecho y el espíritu libre.
Y llevado por ellos, como un niño terrible,
el traidor de España,
les paga sus caramelos de dinamita
con cadáveres hermanos,
con las entrañas de su madre.
¡Benito, Adolfo, "el otro"!
Son ellos el tríptico fatídico de la Europa decadente!
Ojo a ellos, hermanos! Que ellos son los modernos jinetes
en este nuevo paisaje apocalíptico.
.
Gritaré: -En los jardines siniestros de España
-rosas desgarradas, magnolias negras-
un surtidor de sangre apunta a las estrellas.
De gusanos heróicos, hierven las heridas de las trincheras
y los corazones de tierra laten como motores nuevos.
Abofeteando el cielo musical, los pájaros dementes
de la destrucción, dejan caer sus huevos de pólvora
sobre escuelas y hospitales,
quemando urnas de vientres grávidos,
rompiendo gajos de niños azules.
¡Si los vieras señor don Quijote
qué de luchas libraras con ellos!
¡Métete al sótano, Goya,
métete al sótano, Greco!
.
Alas! Las alas de la muerte!
Las alas eran antes para conquistar el cielo,
ahora son para matar...
Pirotécnia homicida,
cómo diviertes a la humanidad!
.
Es la espada contra el derecho,
la ambición contra la ley,
la ignorancia contra la cultura,
contra el heroísmo la cobardía,
la mudez contra el verbo,
la raída camisa siniestra
contra el trapo encendido de la Libertad.
Dice el valor:
No pasarán!
Dice la mentira:
sí pasarán"
Dice la sangre:
No pasarán!
Dice el cobarde:
sí pasarán!
Dice el Cid:
No pasarán!
Dice el Papa:
sí pasarán!
Dice Cristo:
NO PASARAN
NO PASARAN
NO PASARAN
.
Gritare: -Las máquinas de guerra! Las guerras
son el negocio más fabuloso hoy día:
por cada mil cadáveres que al patrio suelo caen
los fabricantes de armas reciben 100 millones
de dólares sangrientos.
No hay mejor mercancía
que un patriota borracho de discursos imbéciles.
La mano endurecida del eterno oprimido
que construyó una máquina de guerra, destrúyala,
porque la han hecho sólo
para matarlo a él mismo
con la carnada de la defensa nacional.
.
Gritaré: -Brazos que estáis cruzados,
levantad bien los puños
y romped los cristales de vuestras pocilgas pávidas.
Se ha desatado la tormenta. Los hombres comen hombres
y el hambre compra hombres.
Es la voz de la sangre la que escucháis, hermanos.
Niños sin pan: en los escaparates están vuestros juguetes,
yo os los regalo todos a cambio de una risa.
No hay tragedia más grande
que un niño contemplando un ajeno juguete.
¡A jugar, niños pobres, que más que el pan da vida la alegría.
.
¡A comer, bocas esclavas, a reír niños tristes!
No temáis, que yo he hecho
de este gran corazón la mejor barricada.
A comer todo el mundo! A reír todo el mundo:
risa y pan serán de todos cuando sean hombres.
Encended los motores del odio
y hostias de viento sean las hélices de vuestros corazones.
<Y,
-arriba, en las alturas libres-,
gritemos: Vivan el odio, el hambre y la desesperación humana,
vivan la viuda lámpara
y los lechos de piedra.
Y,
¡Abajo los conquistadores de pueblos,
los dictadores de opereta,
los ambiciosos generalotes,
los amos espectaculares,
los que venden la sangre de las masas a centavo la gota.
Y,
¡abajo la sandalia de patas apostólicas
y los que viven de la muerte!
.
.....Ya no me voy. Me quedo con vosotros,
comiendo con vosotros ese pan que se os roba,
bebiendo con vosotros ese vino que os falta,
sangrando con vosotros!
Cantando con vosotros ese dolor que asoma
a vuestros labios secos como una llamarada.
.
Ya no me voy. Me quedo con vuestro desamparo.
Siendo yo el niño, el hambre
me montó en sus rodillas y me enseñó a cantar.
Me quedo con vosotros. ¡Se ha rajado el silencio
en una sinfonía de gritos libertarios,
de santa rebeldía.
.
Aquí estoy con vosotros, con los puños en alto
igual que dos columnas gigantescas.
About these ads
3 comentarios leave one →
  1. Diego Magno permalink
    4 mayo 2012 1:48 pm

    muchas gracias, el año pasado en un evento de poesía en la universidad puede compartir éste autor con mis compañeros, con esa misma idea de que siendo un poeta tan bueno no lo conozcan, como otros muchos que se quedan en el olvido. Gracias por compartirlo también.

    Diego Magno (RESPUESTA)
    Siempre quedan muchos por conocer, a mi Ciro me encanta cada día más :)

    Abrazos, que bueno que regreses por acá

  2. Luisa Fernanda Álvarez permalink
    4 mayo 2012 3:20 pm

    jeje loka espectacular me gusto mucho y ademas yo tambien me quedo, me quedo disfrutando de la alegria de los niños pobres pero con su propio juguete propio y ademas dejande ser un ignorante contra la cultura.
    Bueno Ciro Mendia no necesitaba creditos solo expulsar sus sentimientos…

    Luisa Fernanda Álvarez (RESPUESTA)
    Claro, la idea es que las cosas cambien, pero hay que actuar.
    Abrazos

  3. Luisa Fernanda Álvarez permalink
    4 mayo 2012 3:22 pm

    jaja perdon propio juguete propio no lo vi.. nena mire si nos parchamos un dia q pueda!!! gracias por la lectura.

    Luisa fernanda Alvarez (RESPUESTA)

    Claro, nos estamos hablando pa’ vernos, un abrazote grande! :)

    Que bueno que te gustó

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.095 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: